Nov 17

Paloma Fernández: “Venirme al Espanyol ha sido una de las mejores decisiones de mi vida”

Paloma Fernández Rodríguez (28 de octubre de 1989, Madrid). La capitana del Espanyol nos recibió en plena Plaza España de Barcelona para mantener una charla amigable. Hace cuatro años tomó la decisión de dejar el Torrelodones, el club de su vida, para dar un giro a su vida e irse a Barcelona a jugar al Espanyol. En la ciudad condal vive con su hermana mayor, que justo eligió destino tras aprobar la oposición de fiscal a la vez que Paloma decidió aceptar la oferta del club blanquiazul. La jugadora, que ha vivido hasta hace cuatro años en Hoyo de Manzanares, en la sierra de Madrid, nos cuenta cómo empezó su pasión por el fútbol, su etapa en el Torrelodones y su nueva vida en Barcelona. Actualmente, Paloma, con INEF y un máster en marketing deportivo a la espalda, trabaja en una tienda de Nike en plena Ramblas a la vez que juega en el club perico. 

¿Cómo empezó tu pasión por el fútbol?
Desde pequeña hacía muchos deportes: fútbol, tenis, judo, karate, baloncesto…todos a la vez. Lo primero que hice más en serio fue tenis. Lo practiqué durante bastante tiempo, pero con 14 años o así encontré un equipo en el pueblo de al lado, el Torrelodones. Me metí y me encantó porque un deporte de equipo es más gratificante que uno individual que no tienes con quién compartir vivencias. Me encantó el Torrelodones y desde ahí.

Vane Jiménez

Vane Jiménez

¿En el tenis eras igual de buena que en el fútbol?
(Risas) Pues llegué a ser campeona de Madrid en categoría cadete, pero era muy muy sacrificado si querías dedicarte a nivel más profesional.

Tu hermana pequeña también juega al fútbol, ¿verdad? 
Sí, jugó conmigo en Torrelodones. Era portera, dejó la portería y este año ha vuelto. Está ahora en Las Rozas.

¿Cómo es eso de jugar con tu hermana?
Está muy bien porque al final compartes parte de tu vida futbolística con la familia. Lo que pasa que como tienes más confianza que con otras compañeras, la gritas o hay más roce. De hecho, una vez me dejó inconsciente porque salió de puños. Yo iba a rematar, caí mal contra el suelo y me dejó inconsciente en el entreno.

¿Qué ha sido para ti el Torrelodones?
Mi vida. Ha sido el primer equipo que me dio la oportunidad de jugar- Y luego que allí he vivido el ascenso de Sub-16 a Primera Regional, ascenso a Preferente, ascenso a Nacional, descenso a Nacional y luego volver a la Segunda división. Es el club de mi vida y lo llevo dentro.

“El Torrelodones es el club de mi vida, lo llevo dentro”

Cuéntanos un poco cómo fue el descenso y esa parte menos buena de tu etapa en el Torrelodones
Del Torrelodones lo recuerdo todo bonito porque siempre ganábamos y era ascenso tras ascenso, pero es verdad que el año que descendimos empezaron a salir un poco los problemas. Al final sacas la experiencia. Si tienes un buen grupo humano, como el que teníamos, el descenso te une más y eso nos vino bien. Éramos muy niñas, yo tenía 17 o 18 años, entonces te curte en el plan de “oye esto es la parte mala”. Nos ayudó mucho para después cuando volvimos a ascender.

Y ahora, ¿tu mejor momento en el Torrelodones?
Puf… ¿solo uno? Creo que me voy a quedar con el segundo ascenso. Nos jugábamos la Liga contra el Atlético de Madrid en casa, íbamos empate a uno y metí gol en el 87′. Finalmente ganamos 2-1 y suponía ganar el partido y el ascenso.

¿Qué te ha servido de tu etapa en el Torrelodones a tu etapa actual en el Espanyol?
Buena pregunta… He tratado de ser igual en ambos equipos. Mi carisma lo he tenido tanto en el Torrelodones como en el Espanyol. Aquí en dos años me hicieron capitana…Supongo que será porque el liderazgo se lleva dentro.

Vane Jiménez

Vane Jiménez

Sí, porque dos años y capitana…
En el primero obviamente no lo fui, pero en el segundo hubo muchos cambios y mis compañeras me eligieron capitana. El intentar siempre dar ejemplo, el intentar hacer las cosas bien y ayudar a mis compañeras creo que lo llevo dentro.

¿Cómo surgió tu fichaje por el Espanyol y cuéntanos cómo decideste aceptar? Era cambiar de residencia y cambiar de vida prácticamente
En el penúltimo año que estuve en el Torrelodones tuve a un entrenador que se llama Susi, con el que nos fue muy bien. Al cabo de dos años, le fichó el Espanyol como entrenador y me dijo “Palo, ¿te vienes a Barcelona?”. Y yo le dije “¿qué dices? ¿estás loco?”. Y él me dijo que sí que sí, que había hablado al club de mí y que me iban a llamar. Me llamaron y en ese momento estaba un poco saturada en el Torrelodones y en mi vida. Nada me ataba a vivir en Madrid y dije pues mira me voy a Barcelona. Además, coincidió que mi hermana mayor aprobó la oposición de fiscal y lo más seguro es que le tocara como destino Barcelona. Y el mismo día que ella eligió destino yo le dije que sí al Espanyol y nos vinimos las dos. A lo mejor si mi hermana no se hubiese venido, yo tampoco. Pero la verdad que ha sido de las mejores decisiones de mi vida.

“Si mi hermana no se hubiese venido a Barcelona, a lo mejor no hubiese aceptado la oferta del Espanyol”

Oye, ¿qué tal el catalán?
Puc parlar català si vols (Risas) Lo llevo bastante bien. Escribirlo cero, entenderlo 80-90% y hablarlo un poco, lo que oyes, lo repites. No sé conjugar un verbo, pero lo que oigo, lo voy repitiendo.

Imaginamos que el fútbol no te da de comer, ¿cómo sobrevives en Barcelona?
Trabajo en una tienda de Nike en Las Ramblas. El año pasado y este son los primeros que he empezado a trabajar, antes estudiaba. Es una lástima que haya que compatibilizar el trabajo con el fútbol, pero yo lo llevo bien porque puedo compatibilizarlo. Es curioso que me gano la vida vendiendo camisetas del Barça, pero juego en el Espanyol.

“Es curioso que me gano la vida vendiendo camisetas del Barça, pero juego en el Espanyol”.

¿Te dan facilidades en el trabajo a la hora del fútbol?
Sí, sí. A mi jefe además le gusta tener a futbolistas dentro de su equipo de la sección de fútbol. Sabe que tenemos una serie de compromisos. Me da muchas facilidades.

¿Qué estudiaste?
INEF. Tenía muy claro lo que quería estudiar. Luego he hecho dos másters, uno de marketing deportivo.

Vane Jiménez

Vane Jiménez

¿Madrid o Barcelona?
No puedo elegir, sin duda. En cuanto a Madrid o Barcelona como ciudad, siempre digo lo mismo, Barcelona es más bonita, pero Madrid tiene algo especial.

“Barcelona es más bonita, pero Madrid tiene algo especial”

¿Cómo se lleva estar lejos de tu familia?
Al principio costaba más. Ahora ya tengo una vida hecha aquí, tengo unos amigos, unos compañeros de trabajo… Pero al principio no tienes eso, en Madrid está tu vida y claro quieres ir más, cada dos por tres estaba mirando cuando tenía libre para ir a Madrid, pero ahora ya es como “pues ya iré”.

¿Sueles ir mucho a Madrid o el trabajo y el fútbol te lo impiden?
Suelo ir cuando me deja el calendario que suele ser un fin de semana al mes o cuando jugamos contra el Rayo o Atleti que aprovecho y pido permiso para quedarme ya el fin de semana. La verdad que el AVE es un lujo, porque en dos horas y media estás en Madrid. Obviamente a mis padres les echo de menos día a día, pero también tengo la suerte de que mi padre me sigue donde sea y si juego en San Sebastián, ahí está él. Va a todos los partidos y gracias a eso se lleva mejor.

¿Qué opinas del fútbol femenino actual?
Este año y al final del anterior ya parece que empieza a arrancar con la entrada de La Liga e Iberdrola. Ha habido récord histórico con siete partidos televisados de ocho. Eso es lo que necesitamos. Es el camino.

¿Dónde te gustaría verte dentro de cinco años?
Me gustaría seguir jugando al fútbol y en el tema trabajo me encantaría saber cuál es mi trabajo ideal, pero no lo sé.

“Tengo la suerte de que mi padre me sigue donde sea y si juego en San Sebastian, ahí está él”.

¿Por qué el dorsal ’18’?
Lo he llevado toda mi vida. Llegué al Torrelodones a mitad de temporada y me dijeron “toma tu camiseta”. La miré, era el número 18, me fue bien, nunca quise cambiar de número y cuando llegué aquí, se quedó libre también el ’18’ y dije pues mira el ’18’. Lo podría cambiar, pero como siempre me ha ido bien pues para qué cambiar.

¿Supersticiones?
Puf. No acabaría si te las cuento todas. Tengo en la vida y en el fútbol. En el fútbol supongo que son rutinas, ponerme el calcetín derecho primero, la media derecha, la espinillera derecha, entrar al campo con el pie derecho. En cuanto empieza el partido, tocar el suelo, tocarme la bota derecha y santiguarme.

Jun 01

La historia de Borja Resurrección

La élite del fútbol. Qué difícil es llegar y qué difícil es mantenerse. Cuántos factores entran en juego. Y si no, que se lo digan a Borja Resurrección (Madrid, 1988), el hermano de Koke, el futbolista del Atlético de Madrid. La mala suerte impidió que Borja, al que muchos le veían con más proyección que a su hermano, llegase a la élite del fútbol. Pero empecemos por el principio.

Borja empezó a jugar en el patio del colegio como tantos niños. Un anuncio en prensa de que el Colegio Amorós buscaba jugadores llamó la atención de su abuelo, al que le veía como un padre: “Me decía que me quería llevar allí y yo no quería, yo quería jugar con mis amigos, pero al final fui y me cogieron”. Borja siempre ha destacado por su golpeo y en esa edad ya se notaba: “era un poquito más grande de los_DSC4869 demás, pero es verdad que la gente suele decir que el golpeo que tengo pocas veces lo han visto”.

Su llegada al Atleti

Con el Alevín ‘A’ del Colegio Amorós, club convenido con el Atlético de Madrid, Borja acude al famoso Torneo de Brunete por el que tantos y tantos niños han pasado. Lo disputó siendo alevín de primer año, pero eso no impidió que el club rojiblanco le incorporarse a las categorías inferiores. Atlético desde cuna, a Borja le brillan los ojos al hablar del Atleti y no sabe explicar lo qué es para él el club rojiblanco: “si te digo que el Atleti es mi vida, suena exagerado, pero una vez que te pones esa camiseta, sientes mucho. Sin él, no sé qué haría los fin de semanas. Es mi pasión”.

Su crecimiento en la cantera le sirvió para ir con la selección Sub-15 y Sub-16. Allí coincidió con futbolistas como Juan Mata, con el que sigue teniendo relación. Borja lo tiene claro: “son momentos que se quedan marcados y que contaré el día de mañana a mis hijos o sobrinos”.

Lesión y recaída

Pero el camino de rosas tenía espinas que se clavaron fuertemente en nuestro protagonista. Su último año de cadetes supuso una temporada muy exigente, en el que además de con el Atleti tuvo que competir con la selección española y madrileña. Era final de temporada y Borja entrenaba como tantas otras veces. Sin embargo, en una jugada fortuita el hermano mayor de Koke empieza a notar un dolor con tan mala suerte de que le dicen que es una fractura del quinto metatarsiano. Dicha lesión le supondría estar de baja dos o tres meses. _DSC4874El verano estaba ya encima, así que Borja, que tan solo tenía 16 años, piensa en recuperarse en las vacaciones para volver a punto. Y así fue, pero no esperaba que a su vuelta a la competición se volviera a romper: “El callo que se tendría que haber formado en la fractura se suelta y volví a sentir el mismo dolor y esas sensaciones que tuve cuando me pasó la primera vez”.  El quirófano esperaba y tras la operación, una larga y dura recuperación, tanto físico como mentalmente. Volvió con buenas sensaciones, pero el club decidió desprenderse de él al año que viene. Borja en su momento entendió la decisión y con gran madurez explica más de una década después: “son cosas que pasan en el fútbol”.

“El Atleti decidió desprenderse de mí, son cosas que pasan en el fútbol”

Otro golpe duro

Borja no se rindió. Sabía que se cerraba una etapa, pero que esperaban otras. La siguiente con nombre y apellido: Rayo Vallecano. Llegó con el equipo ya hecho y tuvo que trabajar duro para hacerse un hueco y poder contar con minutos, pero no acabó como esperaba: “en esas edades cuando pierdes un año se nota mucho y al año siguiente el Rayo decidió prescindir de mí”.

La lesión le había golpeado en un momento clave, en una edad que empieza a marcar quién va para arriba y quién se va a quedar abajo. Para él fue un aprendizaje que ha transmitido a su hermano: “son cosas que pasan, a mí me sirvió para darme cuenta cómo es el mundo del fútbol, al igual que a mi hermano. Para él fue positiva y para mí negativa”.

_DSC4916Del Rayo se marchó al Adarve, dónde pasó sus mejores años como jugador. Una nueva oportunidad finalmente llegó, pero probablemente demasiado pronto. Era tan solo juvenil cuando empezó a ir con el primer equipo que había ascendido a Tercera. Le costó mucho entrar y cuando pareció que lo iba a hacer, sufrió de nuevo una fractura quinto metatarsiano, pero esta vez del otro pie. Borja asiente: “Llega un momento en el que te planteas y dices qué hago, sigo jugando al fútbol o me pongo a trabajar. Finalmente decidí dejarlo por un tiempo porque no me veía con fuerzas para seguir jugando”. Ante esta situación, recibe el apoyo de sus padres y de su hermano, pero a la familia Resurrección le quedó ese sabor amargo y esa duda de hasta dónde podría haber llegado. Borja tenía más proyección que Koke pero: “si no llegas a Primera división, de nada sirve esa proyección, en el fútbol influyen muchos factores, a mí me tocó por mala suerte las lesiones y me quedé en el intento”.

Los planetas no se alinearon para Borja y esa pizca de suerte nunca le acompañó. A Borja lo que más rabia le da es todo el esfuerzo que ha supuesto para su familia, pero a la vez está contento porque ha servido como experiencia futbolística para su hermano y a él le ha servido como experiencia de la vida: “a mí me tocó esto y no pasa nada, esto para tu día a día y tu vida cotidiana te hace más fuerte”.

Los planetas no se alinearon para Borja y esa pizca de suerte nunca le acompañó en el fútbol. Lo que más rabia le da es el esfuerzo que ha supuesto para su familia.

Poco tuvo que decirle Borja a Koke, al que le llaman así porque su hermano se lo puso y ya nadie le llama Jorge: “mi hermano es muy inteligente y a él le hizo más fuerte ver todo lo que sufrí. Le hizo ver que cualquier despiste le podía dejar en el camino y que tenía que ser muy constante”.

“Mi hermano es muy inteligente, se dio cuenta a raíz de mis lesiones que cualquier despiste le podía dejar en el camino”

_DSC4871Otra manera de disfrutar el fútbol

Tras su retirada momentánea, Borja no dejó de estar ligado al fútbol. Inició su carrera como entrenador y ahora ejerce de ello en un benjamín del Adarve y es coordinador de la escuela. Volvió a jugar y actualmente se siente futbolista en la Escuela de Fútbol Mejorada en el equipo de Primera Regional, club presidido por el padre de Antonio Adán que es íntimo amigo suyo y equipo entrenado por el hermano del guardameta del Betis. No tiene dudas de que precisamente los amigos que te da el fútbol es lo más bonito de este deporte.

Borja es socio de una tienda de deportes exclusiva de fútbol, Verona Sport. Por las mañana acude allí a trabajar y por las tardes el fútbol sigue presente con el trabajo que desarrolla en el Adarve y como jugador en el Mejorada. Y es que, hay muchas maneras de disfrutar el fútbol y a Borja las lesiones le obligaron a buscárselas.

Actualmente es socio de una tienda de fútbol, Verona Sport, es coordinador de la Escuela del Adarve y entrena a un equipo benjamín ahí.

Borja ResurrecciónTras el salto de Koke a la élite del fútbol y a la fama, Borja y su familia tienen los pies en la tierra: “en casa sigue todo igual, obviamente todo cambia, no nos vamos a engañar, pero somos los mismos, nos seguimos juntando los mismos, seguimos tratando a la gente como cuando éramos pequeños. Es verdad que cuando pega el salto, te da un poco de miedo, de decir tan pequeño y mírale dónde está, pero al final es lo que él quiere y que hay que disfrutar de ello”.

“Cuando mi hermano pegó el salto, me dio un poco de miedo, de decir tan pequeño y mírale dónde está”

Lo que más rabia le da es que su abuelo no haya podido verles triunfar a uno superando los golpes de las lesiones y transmitiendo ahora como entrenador sus valores a los niños y a otro vistiendo la camiseta del Atleti. Pero seguro que desde donde esté su abuelo está más que orgulloso de sus nietos. Al igual que lo está su familia.

 

Entrevista realizada en el Restaurante Panenka. Fotografías de Vanesa Silva.

Jun 01

FOTOGALERÍA | Borja Resurreción, hermano de Koke

Fotos realizadas por Vanesa Silva ( @poss13 ) en el Restaurante Panenka durante la entrevista a Borja Resurreción, jugador de la Escuela de Fútbol de Mejorada y hermano de Koke, el futbolista del Atlético de Madrid.

Borja Resurreción, el hermano de Koke, tuvo que abandonar el fútbol por las lesiones. Borja tenía más proyección que su hermano, pero no significa nada.

_DSC4869 _DSC4874_DSC4871

_DSC4891_DSC4905


 

 

_DSC4916_DSC4878

 

 

 

 

 

 

Borja Resurrección _DSC4880

 

 

Feb 04

Pachón: “Elegir entre el Getafe y el Rayo es como escoger entre papá y mamá”

IMG_20160128_202145Sergio Pachón (5 de febrero de 1977, Madrid). El ‘héroe de Tenerife’, que dio el ascenso al Getafe tras marcar cuatro goles y provocar el quinto en el partido clave para los azulones, nos recibe en Arroyomolinos mientras su hijo entrena para llegar a donde su padre ha llegado. Tuve la suerte de coincidir con él en Fuenlabrada un par de años atrás, donde actualmente sigue jugando. De primeras, me pareció una persona cercana, familiar y, sobre todo, humilde. Cuando le hice la entrevista, esos tres adjetivos se quedaron cortos. Tiene una filosofía digna de admirar y es un currante que a base de esfuerzo, trabajo y sacrificio se ha ganado todo. Sergio nos cuenta su lado más humano y cómo es que te entrene un mítico delantero como es Fernando Morientes. Por cierto, nos confiesa qué jugador le gustaría haber sido y no es ni Messi ni Cristiano.

¿Cómo te encuentras actualmente?
Ahora estoy atravesando un momento regular por la lesión. Tengo una microroturilla en el gemelo y me estoy recuperando. Esto son gajes del oficio. Estoy acostumbrado después de tanto tiempo. Respecto al grupo, estamos con expectativas para la última recta final que parece que el equipo quiere tirar para arriba, a ver si podemos llegar a tiempo a meternos en la pelea por el playoff.

¿El playoff es el objetivo?
Sí, en principio se marcó ese objetivo. Pero obviamente es una categoría muy dura y nadie te garantiza estar ahí arriba. Así que bueno, estar a tope lo máximo posible para cuando llegue el día estar preparado.

Ya que has comentado las lesiones, habrás tenido numerosas a lo largo de tu carrera ¿cómo se afrontan?
He tenido muchas y muy duras. La clave son pies en el suelo y muchísima paciencia. La paciencia es  fundamental en estos casos. El primer año que debuté en Primera, después de 30 partidos seguidos como titular, me rompo la rodilla. A los cuatro años, que estaba en Getafe, vuelvo a romperme la misma rodilla. Es el lado oscuro de esto del fútbol. Estar 8 meses recuperándose en un gimnasio, en una piscina, en un fisio… es muy muy duro. Sobre todo porque se te pasan mil cosas por la cabeza. Por eso, esta microroturilla en el gemelo es hasta una alegría que solo sea eso. Tienes que ser mentalmente muy fuerte, saber superar estos momentos porque después de esto también hay momentos exitosos que te hacen olvidar esos malos momentos.

Merece la pena entonces ¿no?
Sí, por supuesto. Volvería a romperme la rodilla todas las veces que fueran necesarias. Y aunque son muy duras las operaciones, las recuperaciones y cuesta mucho volver al nivel que estabas, con cualquier partido que ganes, cualquier gol que metas o cualquier palmadita en la espalda que recibas de un aficionado o entrenador, te merece la pena haber sufrido.

1087712833_740215_0000000001_noticia_grande

AS

Imagino que uno de esos momentos buenos fue el ascenso del Getafe. Esos cuatro-cinco goles. ¿Cómo lo recuerdas?
Viene todo relacionado con las lesiones. Después de recuperarme en Valladolid, después de la lesión contar con menos minutos que antes de la lesión e incluso el tercer año no contar casi nada, decido venirme a Getafe, todo como consecuencia de la lesión y con la gran suerte de que ascendemos en el último partido a Primera división. Todo lo que sufrí ese año por el tema de la recuperación de la lesión, se me olvidó por los 90 minutos de ese partido.  Fue muy grande, es un hecho histórico en el Getafe y ahí está. 11 años llevamos desde aquel día. Tampoco tengo recuerdos de ese día, tengo muchas lagunas, porque se dio todo muy deprisa, pero esa satisfacción que te dan esos minutos, vale la pena cualquiera esfuerzo.

Y ahora, la pregunta reina, ¿Rayo o Getafe?
Es como ¿papá o mamá? De Getafe solo tengo buenos recuerdos y del Rayo increíbles recuerdos también, aunque no fue un ascenso a Primera, pero después de cuatro años en 2ªB, el primer año que estuve en Vallecas, subimos, que por cierto fue una decisión dura porque pasé de 1ª a 2ªB. Y ¿qué te voy a decir de Vallecas y de su afición? Lo siguen diciendo todo ahora en Primera división. La afición del Rayo es rayista y me quedo con eso. Es muy complicado elegir.

¿Qué siente Pachón al marcar un gol?
Lo que siente todo niño. Esa alegría, ese desahogo, esa responsabilidad que tomas cuando eres delantero se traducen en goles. Y gracias a Dios no me ha ido nada mal.

¿Qué le dirías a tu hijo, a los compañeros de tu hijo para llegar hasta donde tú has llegado o simplemente para disfrutar del fútbol?
Antonio López y yo hacemos un campus en verano y Navidad e intentamos inculcar a los niños valores. Es lo primordial en los niños. Que nunca se fijen en ser Cristiano o Messi, que ahora es muy dado, más que nada por los padres que tenemos gran culpa de eso. Pero hay muchísimos más jugadores que no son Cristiano o Messi y merece la pena trabajar para tener la posibilidad. Es muy difícil. Yo siempre les digo que nunca piensen que vayan a estar en Primera división porque les dificultaría mucho su carrera. Que intenten disfrutar y divertirse con el fútbol y sobre todo trabajar en el día a día para mejorar. Lo principal es el sacrificio, trabajo del día a día y jugar al fútbol y no olvidar que juegas porque te ilusiona y porque te divierte. En el momento que lo veas como una obligación, las cosas no te salen bien.

Si ahora mismo aparece un mago y te diera la opción de elegir ser un futbolista, ¿quién serías?
Soy como soy, cada uno es como es y tiene sus condiciones. Para mí, no hay ninguno como Messi, jamás he visto un jugador tan desequilibrante, pero si tengo que fijarme y elegir un jugador, Ronaldo Nazario. Para mí es lo máximo que yo he soñado de poder ser. Esa potencia, esa definición, lo es todo para un delantero. Messi es el jugador total, pero si tuviera que elegir me quedaría con el otro Ronaldo, el brasileño (risas).

El Gol de Madriz

¿Qué te ha inculcado el fútbol a tu vida?
Es una forma de vida. Lo que nosotros inculcamos a los niños es que los valores que aprendan en el fútbol no solo te valen para el fútbol, sino que te valen para la vida. El tener compañerismo, solidaridad, el trabajo en equipo, el esfuerzo… sino eres futbolista te va a valer para tu trabajo, tus estudios, para conseguir tus metas, ya seas albañil, pescadero o quieras ser futbolista. Y con eso es lo que se tienen que quedar. A mí me ha ayudado mucho en ser muy positivo, saber que las rachas malas tarde o temprano terminan. Que puedes tener muchas rachas malas pero que después con 90 minutos de éxito, creo que borran todo lo malo.

¿Qué se siente a tener a una figura como Morientes como entrenador?
Me hace ilusión la verdad. Todos hemos empezado a jugar al fútbol y hemos tenido referentes. Morientes ha sido un jugador del Real Madrid y todos los delanteros hemos tenido a Morientes de referente. Para mí es una ilusión porque además tenemos amigos en común, nos conocemos, no es la primera vez que nos vemos. Hemos coincidido en eventos, he jugado contra él cuando estaba en el Madrid y Valencia. Creo que toda la experiencia que tiene es importante para después saberla inculcar a los jugadores y para nosotros es una ilusión trabajar con un jugador de esa categoría.

Con toda la experiencia que tú tienes, un entrenador joven futbolísticamente hablando, ¿qué te puede enseñar?
Nunca dejas de aprender. Él también lo dice, ahora tiene la etapa de entrenador y no deja de aprender cosas del fútbol. Todos aprendemos del fútbol. Sí que es verdad que las formas del juego, las formas tácticas, las situaciones en los partidos las hemos vivido tanto él como yo, pero evidentemente él tiene una forma de jugar y todos nos tenemos que acoplar a su tipo de juego. El año pasado jugábamos de una forma totalmente distinta a como jugamos este año. Tenemos que hacerle caso que es el que maneja y el que cree que de esa forma puede salir bien. Somos los jugadores, dependemos de él y él de nosotros. Evidentemente todos remamos en la misma dirección.

Has pasado por Fuenlabrada, Leganés, Parla, Getafe… Has recorrido todo el sur. Ya solo te queda Móstoles y Alcorcón…
Soy muy madrileño y me siento muy afortunado por ello. Ascender tres veces y hacerlo con tres equipos de Madrid lo es todo. El reconocimiento cada vez que salgo a la calle, que llego a un campo de fútbol, que voy a un centro comercial, siempre hay gente del Getafe, del Leganés, del Parla o del Rayo que te recuerdan esos momentos bonitos.

Ene 21

Wayne Rooney y su preparación mental

wayne rooney“Para mi preparación mental le pregunto siempre al utillero, un día antes de cada partido, qué indumentaria vamos a llevar: si vestiremos de rojo o de blanco, etc. Con esa información, me meto en la cama por la noche y le dedico un buen rato a visualizarme en el partido del día siguiente. Me imagino metiendo goles, haciendo buenos pases, moviéndome con soltura y ténica. Recreo las sensaciones que he tenido en mis mejores partidos. Sé que puede sonar extraño, pero intento crear un “recuerdo” del día siguiente. Llevo ya bastantes años jugando fútbol profesional con el Manchester United y con la selección inglesa y no tengo dudas de la efectividad de esta técnica.

Eso sí, hay que visualizar hechos realistas, logros que puedes hacer o que has realizado en el pasado porque, para que tenga sentido, tienes que alcanzar intensidad: ¡te lo tienes que creer!”

Wayne Rooney.

Extracto sacado del libro: Las gafas de la felicidad. Autor: Rafael Santandreu.

Ene 11

Golpe de autoridad del Athletic

12510254_991675244205279_2846962665107751146_n

La Liga

El conjunto bilbaíno se impuso con autoridad al Atlético de Madrid Féminas por 3-0. Un tanto de Vázquez y un doblete de Yulema noquearon al conjunto madrileño que perdió la oportunidad de alcanzar al bloque vasco. Además, debido a la victoria del Barcelona, las pupilas de Sopuerta han perdido la tercera plaza en beneficio del conjunto azulgrana. El Barça se impuso por 2-0 al Oiartzun con un gol de Alexia y otro de Jenni Hermoso. Las blaugranas sacan 2 puntos a las madrileñas y se quedan a 4 de las vascas.

El otro equipo madrileño, el Rayo Vallecano, consiguió imponerse en casa al Santa Teresa por 2-1. Las vallecanos remontaron el gol inicial de Fátima con un doblete de Saray. El Rayo se coloca undécimo con 13 puntos.

La Real Sociedad, por su parte, conquistó el campo del Transportes Alcaine. Las blanquiazules remontaron el tanto inicial de Clara gracias al doblete de Marina. La Real ´culminó la remontada en el 90′. Las vascas continúan cuartas mientras que el Transportes Alcaine sigue en la décima posición.

El Levante se ha aupado a la quinta posición gracias a la victoria en casa por 3-1 al Oviedo Moderno. Corral y Adriana pusieron tierra de por medio, Isabel recortó distancias y Adriana en el 89′ sentenció el encuentro. Las asturianas continúan penúltimas.

El Valencia logró la séptima posición gracias al triunfo frente al Granadilla que baja a la sexta posición. Las chés se impusieron 3-0 con goles de Monforte, Georgina y Carolina.

Por su parte, el Sporting de Huelva cayó por la mínima (0-1) en tierras andaluzas ante el Espanyol. El tanto de Elena Pavel en propia puerta dio la victoria al conjunto perico.

Ene 07

Cristina Auñón: “La sociedad es el principal problema del fútbol femenino”

Cristina Sánchez Auñón (23 de marzo de 1989, Madrid) es jugadora del primer equipo del Rayo Vallecano. ‘Sole’, como la conocen y cuyo mote tiene una historia muy curiosa, nos cuenta cómo escaló hasta llegar al primer equipo del Rayo Vallecano. La futbolista está terminando su carrera de turismo mientras compagina el fútbol con su trabajo de camarera. ¿Qué jugador de Primera o Segunda es camarero? La futbolista también nos comenta cómo es eso de compartir vestuario con jugadoras de la talla de Adriana o Natalia Pablos. Como si de una charla de amigos se tratara, analizamos su carrera deportiva y otros factores externos en el Restaurante Panenka, que nos abrió sus puertas para realizar la entrevista.

_DSC1288a¿De dónde viene tu afición por el fútbol?
Empecé a jugar con los amigos de mi hermano. Mi hermano nunca ha jugado al fútbol y yo jugaba con sus amigos porque les debía parecer gracioso, yo era pequeña… Vi que se me daba bien y yo siempre he hecho deporte. Me gustaba y me lo pasaba muy bien. Empecé haciendo natación, pero conseguí que mis padres me metieran al equipo del colegio con mucho esfuerzo. Lo conseguí porque ellos me querían cambiar de cole y yo acepté a cambio de que me apuntaran al equipo.

¿Tus padres van a verte normalmente a jugar?
Ya no tanto. Suelen en alguna ocasión especial como cuando ascendimos con el Torrejón o cuando jugamos Copa. Además no me lo dicen y van de sorpresa. Tengo una foto abrazándome con mi madre cuando ascendimos que salimos las dos llorando como magdalenas. Mi madre lo pasa mal viéndome jugar porque siente que sufro cuando voy perdiendo. Mi padre sí viene con más frecuencia.

¿Te ha sido difícil ser mujer en el fútbol?
Difícil no porque he tenido la suerte de tener una familia que me ha apoyado un montón, pero sí difícil porque yo tengo que hacer más cosas que un chico. Por ejemplo, cuando era pequeña tenía menos equipos que un chico para jugar. Cuando jugaba en el cole llegó un momento que ya no podía jugar con ellos y de ahí me fui a la escuela del Atleti. Mi entrenador quería que siguiese pero la ley lo impedía. Era muy peleona y me gustaba pegarme con los chicos.

“Era muy peleona y me gustaba pegarme con los chicos”

¿Cuál piensas que es la diferencia entre el fútbol masculino y el femenino en cuanto al fútbol base?
Las niñas que se apuntan es porque quieren. Sin embargo, hay muchos niños que les apuntan sus padres. Creo que el porcentaje de niñas que lo dejan es por trabajo o estudios.

¿Qué es lo más importante para ti actualmente?
Sacarme mi carrera. El fútbol es mi pasión y me puedo ver todos los partidos de los sábados o domingos, pero soy realista y sé que de esto no voy a vivir.

“El fútbol es mi pasión pero sé que de esto no voy a vivir”

_DSC1326aEstás estudiando turismo, ¿verdad?
Sí. Al principio empecé a ir con la madrileña, veía que viajaba un montón, me empezaron a llevarme con el primer equipo del Rayo y en ese momento pensé “¿para qué voy a estudiar?” y dejé de estudiar. Se lo comenté a mis padres y me dijo mi madre: “vale, pero te vas a poner a trabajar en verano que no tienes fútbol”. Estuve todo el verano trabajando y me dije: “bueno igual es mejor estudiar” (risas). Hice un grado superior porque no terminé bachiller y luego me di cuenta de que me gustaba estudiar, que quería seguir estudiando. Y ya solo me quedan dos asignaturas de turismo. Mientras tanto, estoy trabajando de camarera en un restaurante. Eso sí, cuando entras al vestuario y te pones las botas te sientes futbolista. Da igual la categoría. Te sientes como Cristiano Ronaldo. También le pasa a un niño de 5 años que mete un gol. Él se está imaginando en un estadio rodeado de gente.

“Cuando te pones las botas te sientes futbolista. Igual que cuando un niño de 5 años mete gol que se imagina en un estadio de fútbol”

Comenzaste en el Atleti Féminas, ¿cómo fue esa etapa?
Entré en las primeras pruebas que hicieron en la escuela y fui escalando hasta el ‘B’. Sin embargo, llegó un momento que no veía posibilidades de seguir subiendo. Me ofreció el Rayo ir al filial y me marché porque allí me ofrecían la posibilidad de poder subir al primer equipo y además me ofrecían una ayuda económica.

¿Cómo se siente jugar al lado de Adriana, Natalia Pablos…?
Puf. Yo llegaba y veía a Adriana en un ejercicio de tiro pegarle con la izquierda y la derecha y yo decía: “¿y yo para qué voy a tirar? si es que me da vergüenza”. Un espectáculo. Tengo muchos recuerdos. Adriana tiene pinta de futbolista y la miraba y me preguntaba que qué hacía ahí. Y Nata era muy inteligente. Corría la mitad que tú, pero luego siempre metía gol. Había veces que Pedro explicaba y yo, que era una niña, me quería enterar de todo para no cagarla. Recuerdo que un día no me enteré y le pregunté a una compañera que jugaba poco que qué teníamos que hacer y me dijo, literal: “da igual lo que hagas porque no te va a mirar”. Me tomé esa etapa de aprendizaje. Llegaba al vestuario y me cambiaba al lado de Adriana que llevaba botas Nike todos los días. Se notaba un salto de nivel increíble. El primer día dije “voy a llegar con tiempo”, fui con media hora de antelación y llego y ya están todas cambiadas. Ahí sí que había ratos que me sentía una futbolista profesional.

“Yo llegaba y veía a Adriana en un ejercicio de tiro pegarle con la izquierda y la derecha y yo decía: “¿y yo para qué voy a tirar? si es que me da vergüenza”.”.

En la primera temporada con el Rayo fuiste convocada en alguna ocasión con el primer equipo. Llegar y besar el santo ¿no?
Es curioso porque con el entrenador del filial no tenía feeling, pero con el míster del primer equipo, Pedro Martínez Losa, sí. Ahí tuve suerte.

_DSC1323a¿Uno de los motivos de tu salida del Rayo al Torrejón fue el entrenador del filial?
Yo hablé con Pedro en el Teresa Rivero y le dije que seguía. Firmé y justo después me enteré que mi entrenador del filial acababa de firmar con el primer equipo y que Pedro sería el director deportivo, entonces me dije: “me voy”. Al día siguiente estaba en las oficinas hablando con Pedro, que se portó muy bien conmigo. Me dijo que era un tren que quizás no vuelve a pasar pero que hiciera lo que quisiese. Yo llamé al Torrejón, hablé con el entrenador y este finalmente me dijo que me fuera para allá a jugar a Superliga. Yo al final quería jugar en la máxima categoría. Ese año bajamos, pero aprendí un montón y le recuerdo como uno de mis mejores años. Además tuve continuidad y aprendí a jugar de seguido los 90 minutos. Al principio en Superliga me preguntaba: “¿dónde está la pelota?”.

Después de descender con el Torrejón en la última jornada, te marchaste al Torrelodones ¿Cómo surge esa opción?
Me fui al Torrelodones porque en Torrejón fue un año bastante duro. Ese verano no sabía si quería seguir jugando. El grupo era muy bueno, pero fue un año complicado de no disfrutar jugando. Surgió la opción de irme al Lagunak, que todavía estaba jugando en Superliga. Estuve allí entrenando, me querían dar todo para que no me echara para atrás, sabía dónde iba a vivir, me consiguieron un trabajillo incluso. Se portaron súper bien, pero a última hora les dije que no me veía saliendo de mi casa para volver a pasarlo mal, porque sería sufrir de nuevo en Superliga. Además iba a empezar la carrera y dije no. Mi madre me iba a apoyar hiciera lo que hiciera pero pensaba que no era la mejor idea. En el Torrelodones jugaban varias de mis mejores amigas y pensé “¿Por qué no?”. Creo que acerté porque volví a disfrutar y a coger confianza. Hicimos buen equipo y de hecho estuvimos a punto de ganar la Liga. Estaba en punta con Paloma y volví a sentirme importante. Eso sí, una vez que logras eso, echas de menos competir.

_DSC1322aY tras un buen año aparece de nuevo el Torrejón.
Como te he comentado, echaba de menos competir y no dudé en ningún momento y acepté.

Ese año ascendisteis con el Torrejón, ¿Cómo lo recuerdas?
Increíble. Porque encima dos temporadas anteriores cuando estaba allí descendimos por culpa nuestra. Teníamos que empatar contra uno ya descendido y terminamos perdiendo. Entonces, volver a dejar al equipo donde estaba es increíble. La fase de ascenso nos salió muy bien. En el último partido, traíamos un 3-1 a favor de Girona y ya en Las Veredillas era para disfrutar. Recuerdo que estaba la grada repleta. Fue muy bonito.

Después del Torrejón aparece el Rayo Vallecano por algo inesperado. Cuéntanos.
Nos enteramos de que el Torrejón no tenía dinero para subir. Yo me enteré a mitad de junio, que ya había pasado mucho tiempo. Entonces, se nos quedó una cara de tontos…Nos dijeron que intentáramos aguantar, pero ¿hasta cuándo? Entonces me llamaron del Rayo. Me comentaron que no iba para ser titular, pero que confiaban en mí y me fui de cabeza.

“Cuando nos enteramos de que el Torrejón no tenía dinero para subir, se nos quedó cara de tontos”

Has vivido una situación muy delicada en el Rayo, cuando casi desaparece. ¿Cómo lo llevaste y cómo lo llevó el vestuario?
Nos enteramos en los dos últimos entrenamientos de la temporada que quieren reducir el presupuesto. Eso significaba no cobrar ni una ayuda para gasolina. Yo vivo en Cubas de la Sagra, que está lejos de Vallecas. Era pagar por jugar y con un nivel de exigencia muy alto. Había gente peor que yo, ya que eran fuera de Madrid y para ellas era esto o volverse a su casa.

¿Cómo reacciona el equipo?
Bastante bien. Enseguida nos empezamos a mover. El club nos dejó a nuestro aire a la hora de buscar. Juan Pedro Navarro tuvo mil reuniones por nosotras y se portó muy bien. Las peñas, las radios, la primera plantilla, el capitán Cobeño y Jémez se volcaron con nosotros. De hecho, Paco Jémez habló con Presa. Estamos muy agradecidas. Cobeño dijo que si hacía falta poner dinero, que lo ponía él.

“Las peñas, las radios, la primera plantilla, el capitán Cobeño y Jémez se volcaron con nosotros. Jémez llegó a hablar con Presa”

Lo malo que muchas jugadoras se fueron ante la incertidumbre…
Claro. Priscila o Vane se fueron y eran titulares. Gente importante del equipo se tuvo que ir. Lo mío dentro de lo que cabe, bueno, porque al final podría ir en abono transporte, pero había gente que se la estaba jugando.

_DSC1266AMucho sacrificio, muchas horas, para que no sea profesional ¿Te ha merecido la pena?
Sí. Sin duda. Y te lo diría aunque no hubiese llegado donde he llegado. Al final es lo que te gusta.

Paloma, tu excompañera en el Torrelodones se encuentra ahora en el Espanyol y Vicky en Londres, ¿ahora mismo te gustaría salir fuera de Madrid y vivir una experiencia así?
Mi prioridad es acabar mi carrera. Si la acabase, quizás sí que me lo plantearía. Sobre todo por la posibilidad de aprender un nuevo idioma. No lo buscaría, pero si surgiera, sí me lo plantearía.

¿Por qué te llaman Sole?
En el Atleti llevaba el pelo más corto y mi entrenadora decía que me parecía a Soledad Giménez, la cantante de Presuntos Implicados. Y me empezó a llamar Sole y desde ahí. Lo malo es que la gente no piensa que es un mote y ya te llaman así. Tengo todavía contacto con esa entrenadora y muchas veces la digo: “La que me has liado”.

“El principal problema del fútbol femenino es la sociedad. No puede ser que se te haga raro ver a una niña jugando al fútbol”

¿Dónde consideras que está el principal problema del fútbol femenino?
Aquí hay tela para cortar (risas). El principal problema es la sociedad. El momento en el que es raro que vayas a un campo de fútbol y veas una niña jugando…Malo. Se está trabajando en eso. En que eso sea normal. Vivimos en una sociedad machista. También es verdad que en el fútbol femenino muchas veces pedimos sin dar.

FOTOGALERÍA

Dic 02

El partido más difícil de mi vida

Moni1El fútbol y la vida. La vida y el fútbol. Mi gran pasión me ha enseñado desde bien pequeña numerosos valores y numerosas emociones. Humildad, respeto, solidaridad, compañerismo, orgullo, lucha, garra, alegría, tristeza, cabezonería, resiliencia. Me ha ayudado a superar diferentes situaciones a base de goles, partidos y entrenamientos.

Pero, en estos momentos, me toca jugar el partido más difícil de mi vida hasta el momento. Es el rival más fuerte con el que me he topado. Es un choque que pronto se volvió en contra con un batacazo tremendo. Más que un gol psicológico, de esos que te marcan antes o después del pitido inicial o final del descanso o del partido, es como si te marcasen un saco de goles en pocos minutos. No, ni un saco de goles en pocos minutos. Es indescriptible. La pérdida de un mejor amigo no se puede asemejar a nada del fútbol.

Pero a pesar de esa adversidad, el cronómetro del partido seguía corriendo. Te das cuenta de que no se puede reiniciar como en el FIFA, que toca seguir jugando y hay que ganar el partido. No queda otra. Porque si algo me ha enseñado siempre el fútbol es que rendirse está prohibido. Esta vez hay que ponerse el mejor mono de trabajo. Pelear contra el dolor del alma, contra la pérdida de alguien tan especial que me aportaba tanto: equilibrio, tranquilidad, serenidad, seguridad, energía, alegría, vida, fuerza, risas, complicidad y confianza. Y toca pelear con otros 10 jugadores, que en el fondo son bastantes más. Sin embargo, el rival es rocoso. Debe ser de Italia por lo menos, porque menudo catenaccio. Es complicado atravesar esa defensa.

MoniJoder, que estos italianos son muy suyos y que me han marcado otro gol: a mi abuela la detectan una grave enfermedad. ¿Por qué? ¿Por qué todo de golpe? Ya es demasiado. Se me pasa por la cabeza decir a mis compañeros que hagan que se lesionen para quedarnos con 7 y que nos den el partido por perdido. Pero no puede ser. No me dejan que haga eso. Esta vez no tengo ganas de jugar, ¡y yo siempre he querido jugar! Ponerse de nuevo las botas de fútbol es un suplicio. Cada minuto es uno más y quiero que pasen rápido.

Antes del descanso, llega otro golpe más. A mi abuelo le hospitalizan. En mi cabeza aparece la palabra inmortal. Porque mi abuelo era inmortal. Y no tengo dudas: saldrá de esta. El tiempo sigue corriendo y el dolor pesa. Pesa tanto como un partido a las 15 horas en pleno junio. Yo no quiero ya jugar este partido… Se me hace muy pesado.

De repente llega el descanso. Aire fresco y con él una buenísima noticia: un trabajo en condiciones. Esa oportunidad que parecía perdida viene a mí gracias al pelirrojo. Esa inercia positiva me hace recortar distancias y hacer a esos italianos muy pequeños. Mis jugadores rojiblancos tienen muchos huevos, será por el entrenador que a parte de ser muy bueno tiene un apodo muy peculiar y poco conocido: “Cholo”. Esto me da fuerza. Tengo que seguir, me lo pide mi amigo. Siempre me ha dado esa fuerza necesaria y esta vez más.

Moni2Logro empatar, pero en una contra me fulminan. Otro batacazo. Otra pérdida. Mi abuelo fallece. Resulta que no era inmortal. Ahora me animará desde el cielo junto a mi amigo. Mi equipo acusa también esta pérdida. Pero como capitana me toca tirar del carro. El partido no ha acabado y lo pienso ganar sí o sí. No hay otra opción. De hecho, el cartelito del descuento lucirá un “hasta que gane Moni”.

No tengo dudas y sé que voy a ganar. Pero durante el partido, rabiaré, lloraré, clamaré al cielo por una ocasión fallida, me enfadaré conmigo misma, me enfadaré con el mundo, pero terminaré marcando el gol de la victoria y se lo dedicaré a ellos. Lo merecen. Ellos lo celebrarán como nunca y mientras tanto verán juntos el partido de mi vida con una cerveza. Se van a llevar muy bien. Junto a mis otros abuelos, que se marcharon hace ya tiempo. Mis cuatro ángeles me guiarán en este partido. No dejarán que decaiga.

Me paro por un momento y veo que el equipo del campo de al lado lo tiene más jodido. Ya no solo pienso en ganar mi encuentro, sino que pienso en ayudarles. Porque hay situaciones más graves y cuando ves esos partidos, piensas: “no me puedo quejar”. Solo deseo ganar el partido, ser mejor futbolista (persona) y sonreír por los momentos que me han regalado mis apoyos del cielo. Me tocan lidiar contra mil batallas, pero terminaré ganando. Lo sé. Lo saben.

PD: Bendito fútbol 😉

Nov 24

Lozano: “No afronté bien mi primer contrato con el Real Madrid”

_DSC0903Alberto Lozano Lominchar (14 de mayo de 1994, Madrid) fichó por el Real Madrid procedente del Moratalaz en la categoría de Infantil. Cuando llegó a la categoría de cadete firmó su primer contrato profesional llegando a cobrar una importante cantidad de dinero. El exjugador madridista, que llegó al Real Madrid ‘C’ en Segunda ‘B’, y que ahora se encuentra en el Rayo Vallecano ‘B’, nos cuenta su carrera deportiva, nos habla de su entorno, cuyo núcleo principal está formado por sus padres, y cómo afrontó su salto a ser jugador profesional en un club como el Real Madrid.

¿Cómo te encuentras?
Ahora lesionado, un poco fastidiado. Es una lesión que ya arrastraba hace tiempo en el Real Madrid. Iba tirando con molestias, pero ha llegado un momento aquí en el Rayo que me ha obligado a parar porque ya me afectaba mucho al rendimiento y no podía seguir así porque al final el jugador tiene que rendir bien y ser honesto con el entrenador y con sus compañeros y ya decidimos parar entre todos para que me recuperara.

También tuviste una lesión en el Real Madrid ‘C’ en el menisco. ¿Cómo se afronta este tipo de situaciones?
Esa fuera dura porque nunca había tenido una lesión tan grave. No soy un jugador de muchas lesiones. Esa me afectó mucho porque fue el cambio de entrenador entre Manolo Díaz y José Aurelio Gay. Este último me iba a dar mucha confianza y por eso me afectó tanto. Fueron dos meses y al final me recuperé bastante bien.

Además estabas jugando muy bien…
Estaba en un gran momento de forma. Me había costado acoplarme al fútbol sénior por mis características y porque era gente más veterana y más sabia en esto del fútbol. Después de ese periodo de aclimatación me sentía muy bien y estaba aportando mucho al equipo.

Vamos por el principio, ¿cómo te iniciaste en el fútbol?
Mis padres siempre decían que con tres añitos ya me veían dando patadas a todo y decían “a este chico lo que le gusta es el fútbol y dar patadas al balón”. Era prebenjamín y como a todos, nuestros padres nos llevan al equipo más cercano. Ese era la Unión Moratalaz. Ahí empecé y hasta Infantil que se juntaron las dos escuelas, Unión Moratalaz y Moratalaz y ya jugaba para el Moratalaz y ya ahí di el salto al Madrid.

¿Cómo recuerdas la etapa con el Moratalaz?
Muy divertida. Creo que esa etapa es la mejor porque es cuando más disfrutas del fútbol, sin presión. Es muy bonito jugar para el Real Madrid o el Rayo, pero esa etapa, cuando juegas sin presión y con tus amigos, es lo más bonito. La recuerdo muy gratamente.

“Jugar con tus amigos y sin presión es lo más bonito”

¿Guardas amigos del equipo de Moratalaz?
Muchos. Y ahora los tenía un poco más apartados porque no nos veíamos mucho, pero hemos vuelto a vernos y a quedar bastante. Recordar esos momentos me está sirviendo mucho.

Cuando estabas en el Moratalaz, ¿soñabas o te imaginabas jugar en el Real Madrid?
Era impensable para mí que de un equipo así de barrio pudiese jugar en el Madrid. Aunque no te lo imagines, puedes tener ese sueño pero nunca me imaginaba que podría llegar a ese nivel.

“Nunca imaginé que podría jugar en el Madrid y llegar a ese nivel”

¿En esa etapa en el Moratalaz ya había convenio con el Real Madrid?
En esa época todavía no lo tenían. Fue más a raíz de mi año de fichaje. Con esto les está yendo bastante bien y es bueno para el Moratalaz.

_DSC0901¿Cómo te comunican que el Real Madrid está interesado en ti?
Fue un año difícil. Yo estaba en el Infantil ‘A’ del Moratalaz para ayudarles y nos salvamos en el último momento. Cuando acabó la Liga me llamaron para que acabase la temporada con el infantil ‘B’ del Real Madrid. Estuve un mes con ellos y ya me comunicaron al final de ese mes que el año que viene me iban a firmar y que empezaría la pretemporada ya como un jugador más del Infantil ‘A’.

¿Cómo se lo comunicas tú a tu familia y amigos?
Fue un momento bastante especial. Mi padre y mi madre siempre habían confiado en que yo era un buen jugador. Escuchaban muchas cosas del público, de ojeadores, pero mis padres eso nunca me lo decían. Entonces por eso no les pilló de tanta sorpresa. Sin embargo, yo eso nunca me lo podría haber imaginado.

¿Tus padres han influido a lo largo de tu carrera deportiva?
Muchísimo. Son los que más han influido. Son los que más me han apretado, me han hecho centrarme en lo que verdaderamente era importante para mí, que eran los estudios. Su prioridad nunca era el fútbol y creo que eso me ayudó. No todo es fútbol, al final tienes que hacer otras cosas como estudiar o salir con tus amigos que te va a venir bien para distraerte.

“La prioridad de mis padres nunca fue el fútbol y eso me ayudó mucho”

Entonces, ¿consideras que el entorno es primordial?
Para mí es de las cosas más importantes para llegar al fútbol de élite. Hay otros jugadores, más descerebrados como les llamo yo que pueden llegar sin un entorno tan bueno, pero es muy difícil. El entorno es la base sobre lo que se asienta tu forma de jugar, tu forma de vida, el no salir por las noches, el estudiar…

“El entorno es la base sobre lo que se asienta tu forma de jugar y tu forma de vida”

_DSC0867Con el Real Madrid ganaste la Copa del Rey de Juveniles, ¿Cómo nos puedes describir ese momento?
Respecto a título es el momento más emotivo que he vivido en el mundo del fútbol porque teníamos un grupo excepcional. Jugábamos con amigos, no con compañeros y eso se notó mucho. Tuvimos un batacazo muy fuerte en la Copa de campeones, el título anterior que se jugaba, que nos ganó el Celta 4-1 cuando nosotros éramos muy muy favoritos. Nos supimos sobreponer a ese batacazo y la verdad que fue muy bonito. Ganamos contra el Bilbao de Willians y Unai 4-0 haciendo una gran final.

Ahora que estás en el Rayo, ¿qué echas de menos de Valdebebas?
Al final echas de menos a la gente, que es lo más importante que hay allí. Compañeros que tenía de hace muchos años, utilleros, médicos, entrenadores… Las cosas materiales no las echas de menos porque eso te duran dos meses hasta que te acostumbras y te haces a ellas. Está claro que como Valdebebas no hay nada en cuanto a instalaciones, pero lo que echas de menos son las actitudes de las personas que había allí.

“No echo de menos las instalaciones de Valdebebas, sino a las personas”

¿Cómo fue tu salida del Real Madrid?
Fue difícil. Llevaba 8 años allí. Pasé un verano sabiendo que ya no iba a volver al club dónde había estado tanto tiempo… Para mí fue muy difícil. Fue un verano complicado de elegir equipo, de elegir qué era lo mejor para mi familia, para mí… Al final se decidió venir al Rayo Vallecano. Me demostraron que fue el equipo que más confianza me dio para venir a jugar y fue con lo que me quedé.

En la temporada en la que el Real Madrid ‘C’ estaba en Segunda ‘B’, tus padres no pudieron acompañarte a todos los partidos por lejanía cuando lo habían estado haciendo todo el tiempo anterior, ¿les echabas de menos en la grada?
Cuando era más lejos de Guadalajara o Toledo, mis padres no iban, pero siempre estaban atentos a alguna radio o redes sociales. Es raro que no estuvieran y al final aunque no quieras siempre les buscas en algún momento del partido para ver la cara que tienen. Pero bueno, al final te haces.

¿Cómo llevan ellos que la afición contraria te insulten?
Eso lo llevan perfectamente. Saben que es fútbol. Han escuchado críticas, pero a ellos les da igual. Saben que cada uno ve el fútbol de diferente manera. Nunca han discutido y yo nunca he querido que lo hicieran, porque al final si llego a Primera o Segunda van a estar 40.000 personas diciéndote de todo y no vas a poder controlarlo.

Y en esos viajes de Segunda B… ¿la liabais mucho en el hotel?
Ha habido momentos en los que no nos jugábamos tanto a final de temporada y ahí sí se podía descontrolar un poco la cosa, pero durante la temporada es muy difícil porque llegábamos para cenar y dormir y ya al día siguiente jugábamos, entonces no nos daba tiempo a desmadrarnos nada. Pero alguna vez que no nos jugábamos nada, algo de descontrol ha habido, pero tampoco exagerado.

_DSC0900Has marcado muchos goles a lo largo de tu carrera y muchos de bella factura. Cuando los ves repetidos, ¿te recreas y dices “qué golazo he marcado”?
Cuando tú metes un gol en directo nunca tienes la sensación de que ha sido tan golazo como luego lo ves en la repetición. Entonces te gusta verlo repetido pero no me recreaba mucho porque nunca he sido así. Nunca he visto partidos míos después y menos si son buenos, porque sabía que al fin de semana siguiente tenías otro partido. En los partidos malos los veía de pasada. Al final yo sabía lo que había hecho bien y lo que había hecho mal durante el partido y lo analizaba yo en mi pensamiento.

¿Piensas que tuviste mala suerte en el Real Madrid?
Siempre me han tratado genial, siempre he jugado, pero pienso que hubo momentos determinados en los que merecía más de lo que me dieron. Pero no me quejo. Si no te lo dieron es porque tendrías que haber sido mejor y tendría que haber habido más diferencia con tus compañeros. A lo mejor piensas que te podrían haber dado más, pero ellos, que son los que mandan, no te lo dieron.

¿Trataste con Zidane?
Hice su primera pretemporada con él. Sabemos lo que ha sido en el fútbol y sabemos que ha sido el mejor, pero como entrenador está empezando y le quedan por demostrar muchas cosas para ser tan grande como fue como jugador.

“Zidane está empezando y le quedan muchas cosas por demostrar para ser tan grande como fue como jugador”

¿Cómo se afronta la fama y ganar tanto dinero con apenas 15-16 años?
Mi primer contrato fue con 15 años en el Madrid, que firme por seis años y siendo sincero ese año para mí fue muy difícil. No sé si fue por el contrato, la presión que se me metió siendo tan pequeño cobrar ese dinero, pero fue muy difícil. No lo afronté bien. Es de los años que peor recuerdo haberlo pasado. Te mete una presión que a esa edad no puede ser buena. Es normal que el Real Madrid quiera atarte para que otros clubes no se fijen en ti. La gente más descerebrada, como te he dicho antes, lo llevan mejor porque no piensan tanto en ello. Yo lo pensaba mucho, que tenía que dar más y a lo mejor tenía más presión de la que debía tener.

“Firmar mi primer contrato a los 15 años me metió mucha presión y ese año fue muy difícil para mí, sentía que tenía que dar más”

¿Levabas tú el dinero o lo llevaban tus padres?
Siempre mis padres. Yo nunca he llevado el dinero. Ellos me han abierto las cuentas y me lo administran todo. Obviamente yo puedo coger siempre que quiera porque yo sé que ese dinero es mío.

¿Te has dado muchos lujos con ese dinero?
Siempre es un lujo comprarse un coche con 18 años. Para la gente que estudia no es lo más normal del mundo, pero comparando con los coches que se compraron mis compañeros, creo que no fue tanto lujo. Creo que para eso tengo un poco de cabeza y sé que la vida es muy larga y nunca sabes lo que puede pasar. Hay que pensar las cosas muchas veces y para eso el entorno que hablábamos antes es muy importante. La vida no es corta y no es lo que dura el Real Madrid.

“Siempre es un lujo poder comprarse un coche con 18 años, pero comparado con los coches que se compraron mis compañeros, no fue tan lujo”

¿Cuál piensas que es el secreto para ser un futbolista profesional como tú?
La formación. Los niños se tienen que formar mucho en el juego. La mente la tienen que tener muy asentada porque sin eso, es imposible llegar. El fútbol te va a dar muchos palos y tienes que ser fuerte para sobreponerte a ello. Pero de juego, decirles a los chicos que están empezando que se formen en todos los aspectos de juego, que jueguen de medio, que puedan tirarse a una banda… porque al final en el fútbol de hoy en día tienes que ser muy completo.

_DSC0860¿A qué has tenido que renunciar en todo este tiempo por el fútbol?
A mucho. A muchas fiestas, sobre todo, a muchas fiestas (risas). En mi pueblo hay fiestas importantes que por ejemplo yo nunca las he visto. Pero tampoco me importaba. Yo sabía que mi misión era jugar el domingo y hacerlo bien. Nunca me ha importado mucho, pero es verdad que muchos momentos con tus amigos te los pierdes. Y fíjate, que mis amigos me decían yo quiero estar en tu lugar y perderme estos momentos de fiesta. Y tenían razón. Yo vivo muy bien, no te voy a engañar.

¿Qué estás estudiando actualmente?
Empecé derecho, pero lo dejé y ahora estoy estudiando INEF.

Es decir, ¿quieres que todo siga ligado al deporte?
Sí. Porque como yo digo es lo único que sé hacer. Las otras cosas las puedo aprender, pero nunca me van a gustar tanto como el deporte y es lo que más conozco.

¿Dónde te visualizas cuando tengas 40 años?
Me gustaría estar ligado a la captación de futbolistas jóvenes. Ver mucho fútbol y captar jóvenes talentos.

¿Supersticiones tienes?
Muchísimas. Si te tengo que contar todas… Es desde que me levanto hasta el final del partido. Siempre pongo las botas igual, las espinilleras igual, siempre pienso en las mismas personas antes de salir… tengo millones.

Si te sale mal el partido, ¿piensas que ha sido porque has hecho algo mal dentro de tu ritual?
No, pero me acuerdo y sé qué se me ha olvidado.

 

FOTOGALERÍA